Proyecto LCSA - Evaluación integral de sostenibilidad de productos y servicios

AÑO: 2021

Proyecto Financiado por:

  • Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente del Gobierno Vasco
  • Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)

 

Qué es LCSA-s
El objetivo principal del proyecto es la creación de un servicio capaz de realizar evaluaciones integrales de sostenibilidad de los productos y servicios de las empresas a lo largo de todo si ciclo de vida. Gracias a este servicio, una empresa podrá obtener un perfil de sostenibilidad de su producto y/o servicio a partir de los datos que disponga de su ciclo de vida de acuerdo a la siguiente ecuación:

LCSA (sostenibilidad) = LCA (ambiental) + LCC (costos) + S-LCA (social)

Donde se definen los siguientes términos:
LCSA: Life Cycle Sustainability Assessment. Análisis integral de la sostenibilidad de un producto/servicio. Es decir, se define el LCSA como la evaluación de todos los impactos, tanto adversos como beneficiosos, de carácter ambiental, social y/o económico en los procesos de toma de decisiones hacia productos más sostenibles a lo largo de su ciclo de vida

  • LCA: Life Cycle Assessment. Análisis de la sostenibilidad ambiental de un producto/servicio.
  • LCC: Life Cycle Cost Assessment. Análisis de costes del ciclo de vida de un producto/servicio.
  • S-LCA: Social Life Cycle Assessment. Análisis social del comportamiento de un producto/servicio a lo largo de su ciclo de vida.

 Esta triple evaluación ayudará además a conocer el grado de respuesta del ciclo de vida del producto a las principales tendencias en materia de sostenibilidad en relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus características de circularidad de acuerdo a la nueva perspectiva de Economía Circular (EC).

 


Para qué LCSA-s
Este servicio contará con varias características importantes:

  • Evaluación holística de la sostenibilidad. Es decir, no sólo se tendrá en cuenta la variable ambiental, sino también las variables económica y social.
  • Practicidad y sencillez en el uso del servicio por parte de las empresas, simplificando al máximo todo el proceso de evaluación, de manera que dispongan de datos en un intervalo de tiempo mucho menor que los tradicionales análisis de sostenibilidad realizados hasta la actualidad.
  • Globalización de la evaluación, a través de la creación del servicio a través de internet que permitirá trabajar con cualquier entidad a nivel mundial.

 En relación al objetivo principal, se plantean otra serie de objetivos a satisfacer en la creación del servicio LCSA-s, que a su vez redundarán en beneficios para sus empresas usuarias:

  • Simplificar métodos de evaluación de la sostenibilidad ambiental de los productos y servicios, mediante la estandarización y sistematización de los métodos de evaluación de los otros dos pilares de la sostenibilidad: el pilar económico y el pilar social y ponerlos de manera sencilla a disposición de las empresas estos métodos de evaluación de sostenibilidad a través de la prestación de un servicio.
  • Permite a los profesionales organizar la información y datos ambientales, económicos y sociales complejos de forma estructurada, dando una respuesta rápida y sencilla al comportamiento sostenible de sus productos y servicios.
  • Ayuda a aclarar las concesiones entre los tres pilares de la sostenibilidad, al proporcionar una imagen más completa de los impactos positivos y negativos a lo largo del ciclo de vida del producto.
  • Muestra a las empresas cómo ser más responsables en sus negocios, al tener en cuenta el espectro completo de los impactos asociados con sus productos y servicios.
  • Promueve la conciencia en los actores de la cadena de valor sobre temas de sostenibilidad, al proporcionar una mayor involucración por parte de las empresas en el conocimiento del comportamiento en sostenibilidad de sus productos y servicios, de tal forma que les permita mejorarlos y comunicarlos al mercado en general.
  • Apoya a las empresas y a los actores de la cadena de valor para identificar las debilidades y permitir nuevas mejoras en el ciclo de vida de un producto. Por ejemplo, ayuda a los responsables de las decisiones en las empresas a encontrar medios de producción más sostenibles y a diseñar productos más sostenibles.
  • Apoya a los tomadores de decisiones a priorizar los recursos e invertirlos allá donde haya más posibilidades de impactos positivos y menos posibilidades de tenerlos negativos. También les apoya en la toma de decisiones a la hora de elegir tecnologías y productos sostenibles.
  • Puede ayudar a los consumidores a determinar qué productos no solo son rentables, ecoeficientes o socialmente responsables, sino también más sostenibles.
  • Estimula la innovación en las empresas y los actores de la cadena de valor.

Su comunicación ayuda a las empresas a aumentar su credibilidad, alineando los reportes en materia de sostenibilidad con las tendencias actuales en el mercado en ese sentido: iniciativas de etiquetado como la declaración ambiental de producto, huella ambiental europea, Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)…

Por último y no por ello menos importante, la medición de la circularidad ofrece a las empresas información sobre su rendimiento en EC, permitiéndoles entre otras cosas:

  • Identificar las oportunidades y los riesgos lineales con el objetivo de mejorar la longevidad y resiliencia de las empresas.
  • Establecer una línea de base y monitorear el progreso respecto de su transición circular.
  • Responder a las preguntas de los clientes e inversionistas.
  • Empezar conversaciones en la cadena de valor sobre las prioridades circulares compartidas.
  • Atraer nuevos negocios mientras se avanza simultáneamente en los objetivos circulares de los clientes.

En definitiva, con la medición de la circularidad se empodera a las empresas en su transición circular, permitiéndoles comprender mejor su potencial en cuanto a la EC.

 

 


Por qué LCSA-s
En los últimos cien años, el consumo mundial per cápita de materiales se ha duplicado y el de energía primaria se ha triplicado. Se calcula que el PIB del planeta se duplica cada 17 años, pero este crecimiento económico no ha traído aparejado la solución de dos de los mayores problemas a los que nos enfrentamos: el cambio climático y las desigualdades. Además, la población se ha multiplicado casi por cinco entre 1900 y 2019. Estos dos factores han aumentado significativamente tanto la presión sobre los recursos naturales, como la magnitud de los impactos sobre el medio ambiente. La tendencia a futuro indica que las necesidades de recursos naturales se triplicarán en 2050 y la demanda de alimentos aumentará en un 70 %. Los expertos se refieren a los nueve límites planetarios como los umbrales de los procesos fundamentales para la estabilidad del sistema de la Tierra. En la actualidad cuatro de ellos están sobrepasados: cambio climático, integridad de la bioesfera, cambio del uso del suelo y cargas de aerosol atmosférico. Lo cierto es que el progreso económico no ha redundado en una mejora ambiental, más bien al contrario. Se calcula que en el mundo más del 90% de los materiales que se usan no vuelven al ciclo de producción.

La urgencia de acometer el desafío climático y ambiental es una directriz claramente fijada por los organismos internacionales. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los ODS, y el Acuerdo de París constituyen los tres grandes ejes sobre los que pivota la política global. Europa ha asumido como suyos esos retos, y el Pacto Verde Europeo vehicula el objetivo compartido de que el continente sea climáticamente neutro para el año 2050 a través de la Economía Circular. Este cambio de paradigma en la forma de producir y consumir, dejando atrás la economía lineal, será la principal herramienta con la que contará la sociedad para abordar el reto de conseguir avanzar hacia el desarrollo sostenible.
Es de esperar que la aplicación de la Economía Circular origine varias consecuencias importantes:

  • El desacoplamiento entre los recursos naturales utilizados para el desarrollo económico y los beneficios económicos esperados.
  • Asimilación de la simbiosis industrial a la natural, de manera que finalmente se consiga el objetivo de residuo cero.
  • Generación de impactos positivos en los ámbitos económico, social y ambiental. Se espera que aumente la facturación empresarial en productos más circulares; la creación de empleo en el ámbito de la economía circular y un impacto positivo en el medio ambiente por una menor demanda de recursos naturales, y una mejor gestión de los residuos.

Es en esta última consecuencia donde se puede ver que el Medio Ambiente no se consideran de manera aislada, sino integrada y sumada a otros factores propios del desarrollo como son la economía y la sociedad.

En cualquier caso y para poder valorar y dinamizar la puesta en marcha de la Economía Circular en la sociedad en general, es imprescindible conocer y potenciar en el mercado aquellos productos que efectivamente tienen un comportamiento realmente sostenible, no sólo desde el punto de vista ambiental. Es aquí donde a día de hoy se evidencia tanto una falta de información del comportamiento realmente sostenible por parte de los productos y servicios. El creciente interés en el desarrollo de métodos para comprender mejor y abordar los impactos de los productos a lo largo de su ciclo de vida se ha visto estimulado por una creciente conciencia global sobre la importancia de proteger el medioambiente; un reconocimiento de los riesgos de las compensaciones entre los posibles impactos asociados con los productos (tanto fabricados como consumidos); y la necesidad de tomar en cuenta las cuestiones ambientales y sociales desde una perspectiva holística.

El consumo y la producción sostenibles son cada vez más una prioridad para las empresas y para la formulación de políticas. Es un tema transversal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los productos sostenibles son una oportunidad comercial en crecimiento, especialmente en los países emergentes y en desarrollo.

La necesidad de una información sólida sobre la sostenibilidad del producto para los consumidores se aborda directamente en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el Objetivo 12: Garantizar patrones de consumo y producción sostenibles, según los cuales la Meta 12.8 establece:

Para el año 2030, asegurar que las personas de todo el mundo tengan la información relevante y la conciencia sobre el desarrollo sostenible y los estilos de vida en armonía con la naturaleza.

Concretamente y dentro de este objetivo, la meta 12.6 establece:

Alentar a las empresas, en especial las grandes empresas y las empresas transnacionales, a que adopten prácticas sostenibles e incorporen información sobre la sostenibilidad en su ciclo de presentación de informes


Participantes en el LCSA-s
Para el desarrollo de los trabajos, el proyecto cuenta con los siguientes integrantes:

  • Ingurumenaren Kideak Ingeniería S.L. (IK), como entidad especializada en materia de ecodiseño, ecoinnovación y estrategias de economía circular. Aporta el enfoque metodológico para considerar la evaluación de los tres pilares de la sostenibilidad, tanto en su concepción como en la definición del servicio de evaluación.
  • Clúster Habic, como organización sectorial vinculada al equipamiento de interiores. Aporta el punto de vista industrial con respecto a la sostenibilidad y canaliza todos los resultados obtenidos de cara a que el tejido industrial se alinee y anticipe a las necesidades que le son demandadas por el mercado.
  • Neiker, como centro tecnológico especializado en Investigación y Desarrollo agrario. Aporta el enfoque metodológico adaptado al sector primario. Determina cuáles son los datos necesarios, la metodología adecuada y su posterior validación en los productos agroalimentarios más representativos, como por ejemplo los productos lácteos y la patata.
  • Aluminios Eibar, como compañía dedicada al desarrollo, extrusión y comercialización de productos de aluminio para el sector de la edificación. Testea y valida la metodología que se desarrolle en el proyecto desde el ámbito industrial.
  • Ondarreta, como fabricante de productos de mobiliario. Al igual que Aluminios Eibar, testea y valida la metodología que se desarrolle en el proyecto desde el ámbito industrial.
  • Udapa, como cooperativa vinculada a los procesos de producción, manejo y comercialización de patatas en fresco. Testea y valida la metodología que se desarrolle en el proyecto desde el ámbito primario.
  • Kaiku, como cooperativa ganadera dedicada a la recogida, transformación, almacenamiento y transporte de leche. Al igual que Udapa, testea y valida la metodología que se desarrolle en el ámbito primario.
  • Tecnalia Certificación, como entidad destinada a desarrollar el negocio de la certificación de productos, con un enfoque dirigido a los productos innovadores. Aporta el desarrollo de un esquema de certificación bajo el cual las empresas pueden acreditar los resultados de la evaluación de sostenibilidad.